10 Recomendaciones de un residente para quienes presentarán el ENARM

“Se buscan hombres para viaje peligroso, sueldo escaso, frío extremo, largos meses de completa oscuridad, peligro constante. No se asegura el regreso a salvo. Honor y reconocimiento en caso de éxito”. Sir Ernest Shackleton. Convocatoria para la Expedición Imperial Trasantártica, 1914.

Cinco mil aspirantes acudieron a tan singular convocatoria, 28 fueron seleccionados. No es motivo de este escrito ahondar en las peripecias que el británico Ernest Shackleton llevó a cabo cuando su barco quedó atrapado en el hielo antártico, frustrando el intento de exploración que se tenía contemplado, aunque marcando un hito en la historia al lograr el rescate de su tripulación íntegra tras meses de supervivencia en el polo sur. Lo cierto es que hoy en día aquella expedición es referente del poder que tiene la motivación sobre cualquier reto, así como el valor del trabajo en equipo y la importancia de la estrategia ante las grandes empresas.

Motivación y estrategia es lo que necesitarás ahora que estás por iniciar tu preparación para el Examen Nacional de Residencias Médicas (ENARM), aquí algunos puntos que podrían ayudarte a conseguir esa anhelada meta que te has propuesto.

 

1.- Discierne y plantea:

Dicierne y Plantea |Lexia

¿Quieres ser especialista? Si tu objetivo es “ver de qué trata el examen” es muy probable que no apruebes. Amigo, la vida es corta para gastarla en “intentos”, si en verdad quieres ser especialista, asume el reto. De aquí partirá el éxito de tu entrenamiento.

 

2.- Mentaliza

mentaliza

Que posiblemente este es el mayor reto académico al que te has enfrentado. Y como tal, requiere de la mayor preparación que hasta ahora hayas realizado. Una empresa grande requerirá preparativos de la misma magnitud.

 

3.- Domina tus nervios.

dominatusnervios

Es válido tener ciertos niveles séricos de miedo ante un reto grande, pero existe una diferencia abismal entre dejar que te domine, o en utilizarlo a tu favor. Deja que te mantenga con la dosis necesaria de alerta.

 

4.- Equilibra y ordena tu vida.

equilibrayordenatuvida

Tu entorno repercutirá directa o indirectamente en tu preparación. Procura plantear con tu familia y personas cercanas la meta que te propones. Quédate con las circunstancias que te ayudan a la consecución del objetivo, y deja el resto a un lado, al menos transitoriamente.

 

5.- Plantea tu estrategia.

planeatuestrategia

Es imprescindible un calendario de estudios que abarque el temario completo, estableciendo temas a revisar por semana y por día. La mejor manera de abarcar una gran cantidad de conocimiento es organizarlo y priorizarlo. Puedes acercarte a algún profesional, inscribirte a un curso o trabajar en equipo con algunos colegas y amigos para realizar dicho calendario, pero ultimadamente serás tu quien se comprometa con la estrategia a seguir.

 

6.- Dedica tiempo.

dedicatiempo

A menos que seas un genio nato y entrenado, requerirás al menos 3 hrs de estudio diario.  Es frecuente que la  mayoría de los aspirantes que no aprueban el ENARM no posea el hábito del estudio diario. Organiza tus horarios. Si quieres resultados excelentes, conviértete en un estudiante de tiempo completo.

 

7.- Disciplínate.

diciplina

Evita distracciones. No trates de engañar a tu mente pensando que esa música de fondo te “inspira”. De hecho te distrae. Deja a un lado el teléfono, las redes sociales. No necesitas nada de ello durante tu tiempo de estudio. Ubica tu mente en el estudio propuesto y concéntrate.

 

8.- Cuídate.

cuidate

Come saludablemente, haz ejercicio (preferentemente aeróbico, 30 minutos al día, 5 días a la semana como mínimo). Duerme adecuadamente. No es comercial de gimnasio; en pocas semanas notarás que todo ello repercute adecuadamente en tu aprovechamiento mental. Y de paso alejarás a los fantasmas de la diabetes y obesidad.

 

9.- Motívate.

motivate

Es sabido por atletas de alto rendimiento que el mayor porcentaje de éxito es directamente proporcional a la capacidad de auto-motivación. Encuentra dentro de ti los motivos que te llevan a la consecución de esta meta. Tu sabes qué es lo que te mueve, úsalo en tu favor.

 

10.- Confía en tus habilidades.

confiaentushabilidades

En diversos momentos de este plan, ya sea durante la preparación (al abarcar algún tema que te parezca extenso o difícil) o bien cuando estés por realizar el ENARM, debes confiar en el esfuerzo que has realizado. A mayor esfuerzo, mayor será la confianza. Citando a Rudyard Kipling: “Piensa que puedes y podrás, todo está en el estado mental”.

 

Dr. Francisco Valle Rodríguez
Pediatra.
Residente de Alergia e Inmunología Clínica Hospital Universitario BUAP.
Orgulloso Ex Alumno del Curso LEXIA

 

 

Facebooktwittergoogle_plusmail